Conceptos de diseño

Concepto: así se llama a la idea a la que responde un diseño. El concepto es creado por el cliente y no por el diseñador. En los casos en que se trata de grandes empresas el concepto es creado por sus publicitas. De cualquier manera, el concepto es de donde parte un diseño y a donde va.

Revisión: así se llama cuando el concepto se modifica ya en un boceto y no en un sentido puramente intelectual o ideal. No obstante, las revisiones son limitadas tanto en calidad como en cantidad. Esto quiere decir que usted puede pedirle al diseñador que cambie cosas en los diseños que presenta pero sólo cambios razonables en el grado de modificación y en un número que será pautado desde el comienzo del trabajo. Estos límites son necesarios porque la experiencia ha comprobado que sin ellos los clientes jamás se detienen y piden cambios sin fin.

Bocetos: los bocetos o bosquejos son las presentaciones parciales del trabajo. En ellos no se trabajan los detalles sino que se busca encontrar la correcta materialización del concepto. Los bocetos son rústicos pero porque no están trabajados finamente. Cuando un cliente observe un boceto no debe decir “no se ve muy bien” sino que tiene que analizar si el concepto (por ejemplo, triunfo) se ve reflejado claramente o no. Si el concepto se expresa como debe ser, luego pasará el momento de los detalles pero hasta que el concepto no se defina claramente resulta una pérdida de tiempo concentrarse en detalles.